Smart Car: 3 beneficios de contar con un sistema nativo integrado

Los vehículos inteligentes cuentan con un sistema operativo, el cual aporta una serie de información y funciones al conductor. Marcas como Fiat, Volkswagen, Hyundai y  BMW, ya cuentan con automóviles con un software nativo integrado, que trae características que ayudan al conductor, como un GPS de alta precisión o informes de salud del coche.

De hecho, existen aplicaciones que hacen que transforman cualquier automóvil en smart, como Android Auto de Google y CarPlay de Apple.

Por esta razón, hemos creado un artículo resaltando las ventajas de contar con un sistema nativo a bordo.

1.  El soporte es adecuado para Apple y Google

El uso de Android Auto y Apple CarPlay es diferente, pero el sistema para automóviles tiene amplias conexiones con Google y Apple. Además de Amazon, por ejemplo, donde Alexa es compatible con la plataforma Fiat.

En otras palabras, incluso con un software integrado es posible para el usuario hacer uso de apps móviles en su coche, un hecho sumamente beneficioso para tener acceso a características e interfaces adaptadas al salpicadero del auto. De este modo, cuenta con grandes íconos para hacer fácil su navegación a medida de que se conduce, haciendo uso de comandos de voz también.

2.  Mayor integración con el automóvil

La principal ventaja del funcionamiento del sistema es la integración de automóviles y máquinas en funcionamiento. Por su parte, opciones como Apple CarPlay Android Auto, que se ejecutan en teléfonos inteligentes y se reflejan en la pantalla del automóvil, son más limitadas.

Esto se debe a que, en situaciones el usuario se ve en la obligación de tomar el smartphone con sus manos para buscar una característica en particular, lo cual va en contra de las pautas de seguridad.

Un ejemplo típico de cómo se considera que el sistema debe funcionar en el coche es el GPS. En el teléfono del usuario, el sistema actualiza su triangulación de posición a través de satélites a intervalos largos como una manera de no perder mucha batería, por lo que la posición de lectura puede empeorar. En el automóvil en sí, este problema no existe, por lo que la localización se lleva a cabo a través de la antena, lo que proporciona una mayor precisión en la navegación del servicio de mapas.

Como la tecnología de Google como Apple, por ejemplo, no permite el ajuste y la lectura de los recursos en el coche, ya su trabajo es en el teléfono, no en el coche.

3.  Fácil de usar para usuarios inexpertos

Configurar Android Auto y CarPlay en el automóvil es un proceso que puede no ser fácil, especialmente para usuarios novatos. En Android, el usuario debe descargar y configurar la aplicación automática y verificar los permisos. Además, usar o no usar un cable USB no es una opción garantizada para todos los usuarios, después de todo, existen versiones de Android Auto que no funcionan de forma inalámbrica.

A esto se suma el hecho de que la calidad de la conexión y la experiencia de uso varían dependiendo del teléfono móvil, que debe traer una versión reciente del sistema operativo para funcionar bien.

Finalmente, los problemas de comunicación y el hecho de que el teléfono se calienta mientras está conectado en el automóvil no son constantes en un vehículo con un sistema nativo. En este caso, no existe mucha dificultad entre el usuario y la plataforma, además de que el acto de interactuar con el sistema está 100% concentrado en el automóvil.

Deja un comentario

tres × 4 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido !!